Nuestros padres nos han enseņado a hablar y el mundo a callar.